Hay una epidemia haciendo estragos en miles de familias españolas. Está muy cerca. El vecino de en frente, tu mejor amigo, o tú mismo puedes estar infectado. Alguien se puso a repartir veneno, disfrazado en píldoras de felicidad.

Es la epidemia de los ingresos pasivos: Negocio online = dinero sin esfuerzo. Mentira. Mentira cochina.

Esta epidemia se ha aprovechado de miles de personas, víctimas de la crisis. A ver si te suena:

Estás sin trabajo, pero no te preocupes… monta un micronicho y gana 3000€/mes sin hacer nada. Gana dinero mientras llevas a tus hijos a la playa.

Nefasto.

No puedes automatizarlo todo y olvidarte de que tienes una empresa

El 90% de los infectados invierten mucho tiempo y dinero sin conseguir resultados decentes con su “negocio mágico”. Seguro que conoces a alguien así, o quizá seas tú mismo.

Te sientes fracasado. Te levantas cada día por la mañana preguntándote ‘¿por qué?’ Pero no es culpa tuya. Te han engañado. La buena noticia es que puedes darle la vuelta a tu situación.

Hubo un tiempo en el que yo también estaba infectado por la epidemia de los ingresos pasivos. Sin un duro en el bolsillo, recién casado y con facturas que pagar, intenté ganarme el pan de forma honrada pero fácil. Me tragué la píldora venenosa. Pero cuando me di cuenta de que casi todo lo que me habían contado era mentira, tomé una decisión: tenía que ayudar a la gente y evitarle ese mal trago.

Iba a crear un programa de formación que descubriera la verdad: Se puede ganar dinero con un negocio a través de internet, pero trabajando duro. Por supuesto, empezar desde cero fue difícil. Y mientras llegaba a ese punto, necesitaba ganar lo suficiente para cuidar a mi familia.

%

¿Estás en ese 90%? ¡Puedes salir de ahí!

¿Cómo lo hice?

Empecé a trabajar con clientes y al mismo tiempo llevaba algunos proyectos personales. Experimentos para encontrar nuevas técnicas, probar estrategias y seguir mejorando mis servicios SEO. No tardaron en llegar socios con propuestas atractivas, pero que al final de la carrera me impedían avanzar. Como una recaída.

Pero me libré de nuevo. La solución en este caso no fue trabajar más, sino trabajar menos. Disolví la sociedad y cerré webs que me estaban dando una pasta al mes. ¿Cómo te quedas? Alucina con los resultados.

 

Contrario a lo que puedas pensar, me fue muy bien. Mi objetivo al simplificar el trabajo era dedicar más tiempo a mis clientes. Sus negocios empezaron a mejorar, y las ideas a fluir. Mi cerebro se convirtió en un horno de fundición: separaba los metales preciosos de la arena y los deshechos.

Ideas abstractas, fuera. Técnicas dudosas, fuera. Quité todo lo que consume tiempo y al final no te lleva a ninguna parte. Quería enseñar algo realmente bueno, que ayudara a la gente con sus negocios. Empecé a organizar contenidos, y el resultado es la academia que ves hoy en Técnica SEO, llena de alumnos que avanzan en sus negocios. Con trabajo, pero con resultados.

Si algo he aprendido es que no puedes automatizarlo todo y olvidarte de que tienes una empresa. Todo lo contrario: he apostado por el coaching individual, ayudo a cada alumno a crear su estrategia y llevarla a cabo.

He apostado por el coaching individual:

ayudo a cada alumno a crear su estrategia y llevarla a cabo

Te enseño a ganar dinero por internet

(aunque no tengas ni idea)

Si te han embaucado con la ‘fórmula mágica’ de los ingresos pasivos, aún estás a tiempo de hacer algo mejor. Con este programa de formación aprenderás a llevar un negocio online. Te ayudará a cambiar el chip y ver la realidad: primero es un negocio, la parte online viene después. Todo el mundo sabe hacer algo que puede darle dinero, y tú no vas a ser menos. Deja que te ayude.

Te enseño a conseguir clientes por internet

(si ya tienes una profesión o negocio)

Si has llegado hasta aquí porque te interesa ampliar tu negocio y has visto las oportunidades que ofrece internet, estás en el lugar adecuado. He creado muchas webs y negocios online, algunos funcionaban y otras no… he aprendido mucho en mis éxitos y fracasos, y estoy dispuesto a dejarte ese legado. Te indicaré el camino a seguir, y cómo evitar los baches.

Share This